Portada web sostenibilidad
Portada web sostenibilidad
Portada web sostenibilidad
miércoles, 04 de junio de 2014

Objetivos
Concienciar y sensibilizar a la sociedad española sobre los efectos que ocasionan el cambio climático, la desertificación y la pérdida de biodiversidad sobre las poblaciones más vulnerables de los países del sur.

Pretendemos movilizar a la ciudadanía y generar un cambio de actitudes sobre el acceso, el uso, el control y la distribución de los recursos naturales.

Nagoya 2010: evitar un nuevo fracaso como el de Copenhague

Nagoya 2010: evitar un nuevo fracaso como el de Copenhague
2010 fue el plazo límite que, en el marco del Convenio de Conservación de la Diversidad Biológica (CDB), se fijaron los países firmantes del acuerdo de Gotemburgo (Suecia) hace nueve años para detener la pérdida de biodiversidad.

Sin embargo, este compromiso era casi un brindis al sol: con objetivos muy generales, sin indicadores específicos y sin medios para alcanzarlo, la presión sobre nuestros ecosistemas no ha cesado. El ritmo de degradación sigue su curso y las poblaciones de los países del Sur, donde se concentra el 90% de la biodiversidad del planeta, son las más amenazadas por este deterioro.


Participaremos como sociedad civil en las negociaciones de la Cumbre de biodiversidad de Nagoya (COP 10) para exigir:

  1. objetivos específicos, más realistas, con indicadores para medir los avances en la lucha contra la pérdida de biodiversidad y medios para su cumplimiento. En el marco del Convenio de Biodiversidad, los Estados deben adoptar mecanismos legales vinculantes al igual que existen en el marco de las negociaciones de cambio climático.

  2. un protocolo jurídicamente vinculante que regule y garantice el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de la explotación de la biodiversidad entre las empresas, las poblaciones locales y las instituciones gubernamentales. Es necesario que el protocolo Aichi-Nagoya, que se está negociando, incluya que estos beneficios deben tener un impacto positivo en el desarrollo de las regiones de origen de los recursos (especialmente en las poblaciones más desfavorecidas de esas regiones: pueblos indígenas, mujeres, jóvenes, ancianos) y no recaer, como suele ser habitual, en manos de las empresas extractoras, manufactureras y distribuidoras.

  3. nuevos mecanismos legales que luchen contra la biopiratería (apropiación de los saberes tradicionales sobre biodiversidad por parte de las empresas privadas sin autorización previa ni retribución económica a las comunidades autóctonas).

  4. el reconocimiento y valorización de los derechos y prácticas tradicionales de los pueblos indígenas y las comunidades locales en la gestión sostenible del entorno: muchas comunidades locales y pueblos indígenas gestionan sosteniblemente regiones con altos índices de biodiversidad y desarrollan desde hace siglos prácticas que contribuyen a su conservación. Estas buenas prácticas deben aprovecharse e integrarse en los planes de gestión nacionales y locales, articulando mecanismos de fortalecimiento comunitario y creando espacios participativos, que atiendan a las necesidades y prioridades específicas de estas poblaciones.

  5. sistemas de protección de áreas que tengan en cuenta los derechos de tenencia de la tierra basados en la costumbre de las poblaciones locales: las áreas protegidas son una herramienta interesante desde el punto de vista de la conservación, pero en muchas ocasiones implica el no reconocimiento de los derechos consuetudinarios de tenencia de la tierra de las poblaciones autóctonas, así como la restricción de uso y gestión de los recursos que tradicionalmente han desarrollado estas poblaciones.

  6. reconocimiento de los impactos diferenciados de la pérdida de biodiversidad sobre hombres y mujeres: las mujeres rurales han desarrollado interesantes estrategias de gestión sostenible de recursos que garantizan la conservación del medio a nivel local. Debido a la distribución de roles derivada del modelo patriarcal, en el medio rural, son agentes claves en la gestión y conservación de los recursos para garantizar el cuidado y bienestar de sus familias. Es fundamental que puedan participar de manera activa en los procesos de toma de decisiones sobre la conservación de la biodiversidad en sus regiones.

  7. transferencia de tecnología para conservar la biodiversidad: las políticas internacionales y nacionales de gestión de la biodiversidad, deben garantizar la transferencia de tecnología apropiada (técnicas de teledetección, técnicas de extracción tecnificadas, energías renovables, etc.), articulando mecanismos que garanticen el acceso a los países menos adelantados. Es posible combinar tecnologías más avanzadas con técnicas tradicionales.







compartir  Compartir: FacebookTweetertechnoratiwikioGoogleyahoodel.icio.usmeneameDiggA favoritos
Enviar a un amigo / a:
Tu nombre
Email de tu amig@
Comentario
adorno pie sombra
 
Web site AECID

Copyleft 2008-2014 - Fundación IPADE, algunos derechos están reservados. Contenidos publicados bajo licencia excepto los marcados expresamente

Fundación Ipade: Somos |  Hacemos |  Comunicamos |  Recomendamos |  Actúa | 
Sostenibilidad |  Observatorio de publicidad |  Tukki, la huella ambiental |  Biodiversidad 2010 |  Planta un árbol |  Climatosfera | 

Powered by Tizedit


adorno pie fin